“El Mirador de Morro de Velosa - Betancuria” (1989)


El contexto del encargo se sitúa en la Sesión extraordinaria de la Corporación, celebrada el 8 de noviembre de 1984, en la que el Pleno acordó por unanimidad encomendar a JM Aceytuno la redacción del “Proyecto de Mirador de Betancuria”, a la vista de los bocetos de conceptos arquitectónicos y texto explicativo previamente elaborados a solicitud del anterior Presidente de la Corporación y un miembro de ICONA. El acuerdo se le comunicó formalmente el 29 de noviembre de 1984. Tras recibir la comunicación se inició un trabajo técnico orientado a evaluar el presupuesto de las obras previsibles, que se sintetizan en los párrafos siguientes.

Las funciones previstas fueron las de servir de centro de acogida de los visitantes, centro de información turística y de exposición cultural o museo, además de prestar los servicios de bar-restaurante, con la posibilidad de ser sede de actos o reuniones públicas y culturales. En el mirador deberían concurrir la necesaria dignidad y calidad arquitectónica y artística para incentivar su visita, primando en su construcción las técnicas tradicionales.

Se trataba de una construcción semi-enterrada de planta triangular y cubierta formada por planos inclinados invertidos realizados con piedra o cantería del lugar. En el centro se disponía un patio hundido, a modo de oasis protegido del viento, con especies vegetales de porte medio. Del patio partían dos pasillos de acceso a los puntos panorámicos y en torno a éste se disponían los servicios públicos del Mirador (centro de interpretación, pequeño bar-restaurante, aseos, lugar de exposición permanente, pequeño despacho, sala de recepción y almacén de mantenimiento).

Los puntos panorámicos, abiertos, situados en los extremos de los pasillos, se orientaban hacia la panorámica de Betancuria y hacia Antigua, respectivamente, protegidos de los vientos por paredes de piedra análogas a las construcciones ejecutadas por los pastores de la isla a modo de refugios. Un aljibe enterrado, un generador eólico y una estación metereológica, se consideraron también en la propuesta, dejando para el proyecto de ejecución un estudio específico para una mejor integración paisajística de la carretera de acceso y del estacionamiento de vehículos.

De construcción no visible desde cotas bajas y medias, la visión desde cotas superiores o áreas no debían identificarse con volumetrías propias de un edificio, sino remitir a la percepción de una escultura discreta integrada con el paisaje.

Una vez presentado el documento de Anteproyecto, nunca se formalizó contractualmente el encargo, si bien la propuesta fue remitida por el Cabildo de Fuerteventura a Bruselas para la financiación del Mirador con cargo a los Fondos del Programa Regis. En junio de 1991, Bruselas dio el visto bueno, asignando una inversión de 150 millones. El proyecto de Mirador fue finalmente encargado a César Manrique, quien no pudo realizar directamente su ejecución, al morir prematuramente en accidente de automóvil.

 

Bocetos del Mirador de Betancuria

01_mirador01_mirador01_mirador01_mirador01_mirador01_mirador01_mirador01_mirador

Boceto de Mirador de Betancuria, Fuerteventura (Morro del Rincón y de Velosa).

02_boceto